Hombre sale de su tumba después de 4 meses de muerto. Investigan cómo pasó deja a todos sin palabras

Internet está lleno de hechos que dejan sin palabra a todo el mundo. Aunque parezcan historias insólitas, muchas tienen sus diferentes argumentos para darlas por ciertas. Así sucedió en China, en donde un hombre “resucitó” después de cuatro meses de estar enterrado. El hecho dejó a científicos y a pobladores de la zona parapléjicos ante este insólito hecho.

En la pequeña provincia de Guagxi, una familia se vio tocada por un inesperado y aterrador hecho. El padre de familia de 65 años un día amaneció sin pulso. Su esposa notó que no reaccionaba a sus llamados, por lo que decidió llamar a los doctores hasta su casa para que le brindaran auxilio. Luego de una rápida revisión, los especialistas determinaron que el hombre había muerto, pues no respiraba, no tenía reflejos oculares y tampoco tenía pulso.

La aterrador anoticia embargó a la pobre familia, quien se vio obligada a organizar un pequeño funeral para que los familiares y amigos más allegados se despidieran del hombre y le brindaran sus más sentidas condolencias a los familiares. Como la familia era de recursos muy limitados, entonces procedieron a enterrar el cuerpo del señor en el patio de su casa, como se acostumbra a hacer en los casos donde las familias no pueden costear las cuotas de un cementerio.

Cuatro meses después de haberlo enterrado, sus hijos acudieron a la policía un día para denunciar que el féretro de su padre había sido abierto, y no se encontraba en el interior de la urna. Además, todo apuntaba a una profanación porque la tierra había sido removida. La mayor sorpresa de los familiares y la policía fue cuando al regresar al lugar encontraron al hombre acurrucado en una de las esquinas de la casa.

2-5-768x576

No podían creerlo. El hombre estaba en estado de shock y no emitía una sola palabra. Sólo pidió que lo trasladaran a un hospital. Así fue. En el lugar lo encontraron bajo un extremo estado de desnutrición y deshidratación. El hombre, una vez que comenzó a recuperarse, sólo comentó que nos sabía cómo había llegado allí y que lo último que recuerda fue golpear un pequeño lugar cerrado. Además, admitió que sentía que había dormido mucho.

Por ahora, las autoridades locales y los científicos se encuentran analizando el hecho que catalogaron de “resurrección”. De igual forma, se encuentran estudiando las posibilidades de que este hecho se haya repetido en otras partes del mundo.

Esta es, sin duda, una de las miles historias asombrosas que suceden en nuestro planeta.

Compartir